Desnutrición infantil en Colombia: tipos y consecuencias

    Se habla de desnutrición infantil cuando la padecen los menores de 5 años. Puede ser de varios tipos, es decir, la desnutrición se presenta de forma aguda, global o crónica. Y puede ser causada también por las carencias o insuficiencias de micronutrientes (falta de vitaminas y minerales importantes).

    En los tipos de desnutrición infantil, la crónica tiene una característica que la hace más grave aún: es silenciosa. A la vista los niños y niñas con desnutrición crónica no parecen enfermos y es difícil entender que su retraso en talla sea un problema. Lo que no se ve es que el cerebro tampoco está creciendo cómo debe ser. Y aunque es una condición evitable, los efectos de la desnutrición crónica pueden ser irreversibles; sin embargo, cuando un niño o niña la sufre y recibe ayuda antes de los dos años, aumentan las posibilidades de que se recupere y cambie su destino.

     

    Te puede interesar: ¿Qué es la desnutrición crónica? Síntomas, causas y consecuencias

     

    ¿Qué tan grave es la desnutrición crónica en Colombia?

     

    Uno de cada 9 niños del país no está creciendo sano porque sufre desnutrición crónica. Se estiman que son cerca de medio millón de niños y niñas en esta condición. Este es el dato que entregó la Encuesta Nacional del Estado Nutricional de Colombia –Ensin 2015. Se conoce la prevalencia nacional y el dato por regiones, pero no a nivel de municipios, lo que es una limitante en razón de las diferencias marcadas en las poblaciones de un mismo departamento, incluso dentro de los municipios las brechas y la desigualdad también son notorias.

    En razón de que la desnutrición crónica es un asunto multicausal que no ocurre solo por hambre prolongada, y que todas esas causas son evitables, es preciso conocer con mayor precisión y actualidad, la situación de la desnutrición infantil en cada municipio, para que los gobernantes, responsables de velar por los derechos fundamentales de los niños y niñas,  tomen decisiones basados en información objetiva. Para ello la Fundación Éxito construyó el Índice de Desnutrición Crónica 2020, una aproximación a la desnutrición crónica de los municipios colombianos a partir de los determinantes sociales.  

     

    Te puede interesar qué es el Índice de desnutrición Crónica 2020 y porque es una herramienta para decidir

     


    Un mal evitable que puede ser letal

     

    Es la gran paradoja. La desnutrición crónica ocurre por falta de alimentos suficientes y adecuados, por falta de agua potable, por no tener acceso a saneamiento básico, por no poder recibir atención en salud o incluso, por la falta de formación o educación de los padres o cuidadores. Estas causas que se conocen como los determinantes sociales de la desnutrición crónica, se relacionan con la satisfacción de necesidades básicas. Esenciales.

    Es muy alta su gravedad cuando se presenta en los mil primeros días de vida, que se cuentan desde la gestación hasta los dos primeros años. Pero desde antes de nacer se puede prevenir la desnutrición crónica, para evitar que un niño o niña vea limitados sus derechos de crecer sano y desarrollar su verdadero potencial.

    La alimentación de la madre durante el embarazo, los controles prenatales, el acceso a los servicios básicos de agua potable y saneamiento, son algunos de los determinantes que inciden en la prevención de la desnutrición crónica. 

    Con una intervención oportuna en el lapso de los mil primeros días que la ciencia ha llamado la ventana de oportunidad, una persona que recibe atención nutricional y los servicios básicos esenciales, puede restablecer su desarrollo, crecer normalmente y cambiar para siempre el rumbo de la vida. 

     

    Te puede interesar ¿Cómo prevenir la desnutrición crónica en Colombia?

     

    La desnutrición infantil, enemiga del desarrollo

     

    El déficit de alimentos adecuados y la limitación en el acceso a servicios básicos, incide en las reservas de grasa y de músculo, lo que afecta el crecimiento longitudinal. La alteración de las medidas de talla y peso con respecto a la edad, indican que el desarrollo no ocurre como debe ser y cuando se presenta en los primeros años sin una intervención oportuna, los efectos son casi siempre irreversibles. 

    La desnutrición infantil, y específicamente la desnutrición crónica o retraso e talla, impide que el niño o niña que la sufre aproveche  su verdadero potencial, lo que significa que sus capacidades tendrán un rezago en comparación con quienes no haya sufrido desnutrición. Un estudio realizado en Brasil durante varios años, mostró que los niños que tuvieron retraso en talla en los primeros años, tuvieron un coeficiente intelectual 14.6 puntos menores con respecto a los que no tuvieron el retraso en talla. 

    Por más que haya acontecimientos en la vida del ser humano que puedan permitirle avanzar hacia estados de desarrollo óptimos, aquel que presentó afectaciones al inicio de la vida, no alcanza los mismos niveles de desarrollo que los niños que transitaron sanos durante los primeros dos años. ( Universidad de Los Andes. (2017). Dinámicas del Desarrollo Infantil en Colombia 2010 - 2016 ELCA/Capitulo de Primera Infancia).

     

    Te puede interesar ¿es lo mismo desnutrición infantil y malnutrición?

     

    Artículos relacionados

    Suscríbete a nuestro boletín y conoce todo lo que hacemos